Cartuchos de Tinta

cartuchos

 

¿Por qué se daña un cartucho de tinta?

Los cartuchos como los HP 122 y 662, están construidos con resistencias eléctricas que controlan la salida de tinta de cada inyector.

Cuando se sobrecalienta la resistencia se quema el inyector, resultando una baja calidad de impresión, distorsiones de colores o impresiones tenues.

La tinta dentro del cartucho actúa como refrigerante y previene el sobrecalentamiento de los resistores.

Cuando la tinta se acaba mientras la impresora está en marcha, los resistores se sobrecalientan. Si esta condición continúa, el resistor se quema y entonces se verán los famosos espacios en blanco en las impresiones. Esto es mucho más notorio en cartuchos de color, pues siempre, un color se termina antes que los otros dos.

Adicionalmente los circuitos de los cartuchos son sensibles a la electricidad estática, por lo cual si se exponen a fuentes de generación de este tipo de energía resultará una gran degradación paulatina en la vida de los circuitos.

 

¿Cómo cuidar los cartuchos de tinta?

 

Las recomendaciones a los usuarios para prolongar la vida de los cartuchos, son:

  1. Recargarlos en cuanto la tinta se termine o antes, nunca forzar a imprimir con poca tinta.
  2. No tocar los circuitos y cabezal del cartucho.
  3. Transportarlos en caja de papel o bolsa antiestática.

 

¿Cuántas veces se puede recargar un cartucho de tinta?

En Digital Systems hemos recargado un mismo cartucho hasta 20 veces, sin embargo esto depende de varios factores, para lograr un mayor número de recargas estas son nuestras recomendaciones:

A. Evitar imprimir con poca tinta y recargar cuando se presenta la primera señal de que la tinta se acabo.

B. No tocar los circuitos y el cabezal del cartucho.

C. Transportarlos en caja de cartón o bolsa antiestática.

D. Recargarlos con un proceso profesional que incluya la limpieza interna, llenado al vacío y prueba.

 

Un cartucho nunca debe guardarse vacío por más de 2 meses porque siempre un poco de tinta le queda, esa tinta se seca y cristaliza dentro del cabezal poco a poco hasta quedar irreciclable.

 

¡Siguiendo todos los cuidados, ahorrarás mucho y con gran calidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *